Samstag, 10. März 2012

Vestimenta de la década del 20 a los 40


Después de los cambios drásticos en la historia de la vestimenta en el siglo XIX, las cosas se mantuvieron tranquilas durante un largo tiempo. Recién en la década de 1920 comienzan a verse cambios nuevamente en la ropa. Es en esta década que el largo de las faldas de los vestidos comienza a acortarse. Fue entonces el primer grito femenino por usar prendas más cómodas, como polleras cortas y pantalones. Los hombres también dejaron de vestirse tan formales para empezar a usar prendas más casuales.
En algunos países los años 20 significan un cambio en el rol de la mujer en la sociedad. En Estados Unidos, por ejemplo, la mujer comienza a votar y a formar parte de manera creciente del mundo laboral. La finalización de la primera guerra mundial aportó a cambios en la música y las costumbres ya que había en el aire un espíritu más optimista y relajado.
Esta liberación femenina y el nuevo rol de la mujer en la sociedad tuvieron gran influencia en la ropa que ellas usaban. No sólo se acortan las polleras y se empiezan a usar pantalones entre las mujeres, sino que también cambia la idea de silueta femenina. Ya no se trataba de resaltar tanto las curvas y la cintura. La nueva tendencia era mostrar más las piernas y tener una imagen más fina, con menos curvas. El corsé decae drásticamente, pero aún se usaba en gran medida. También se produce un cambio radical en la ropa interior. Se dejan de usar los calzones y se empiezan a usar las panties y los bodies. El cabello también toma un nuevo estilo. La tendencia en boga era el pelo corto y peinado, y se usaban mucho los sombreros.
En los años 30, las modas que caracterizaban la década del 20 persistieron en su mayoría. Sin embargo, en Estados Unidos, la Gran Depresión produjo un pequeño cambio en la historia de la vestimenta. Durante esta época de conflictos, se trató de regresar en el tiempo con respecto a la moda femenina. La sobriedad en la ropa era una respuesta a la Depresión, y las polleras se alargaron un poco así como también se recuperó la acentuación de la cintura. La pollera debía llegar por lo menos 10 cm. más debajo de la rodilla. Sin embargo, esto se regularizó con el tiempo, y se aceptaba que la pollera llegara hasta por arriba de la rodilla, y esta moda persistió hasta los años 50.
En esta misma época también se empiezan a dar cambios radicales en el tipo de materiales con los que se empieza a fabricar la ropa. Las fibras sintéticas de golpe son introducidas al mundo de la moda, así como también el uso de cierres en las prendas. También se vuelven los guantes un atuendo muy importante de la ropa. Entre los 30 y cuarenta, además, surge una nueva tendencia por resaltar las mangas y los hombros, lo que se logra a partir del uso de mucha tela y de hombreras. Entre los hombres la tendencia era usar trajes menos formales, que incluía camisas sin corbatas con los primeros botones desprendidos, sacos más holgados y menos formales en su diseño y estampado y con los hombros más amplios, y el peinado era rebelde y voluminoso.
Para principios de la década del 40, la historia de la vestimenta vuelve a sufrir otro cambio. Hasta este entonces, se utilizaba una gran cantidad de tela para la fabricación de atuendos y las personas no paraban de innovar con la ropa. Pero con la llegada de la segunda guerra mundial, un cambio drástico tuvo que llevarse a cabo en muchos países. En Estados Unidos, el gobierno restringió la cantidad de tela que los modistas y diseñadores podían utilizar para la fabricación de sus trajes. Las personas también se veían limitadas en la cantidad de ropa que podían comprar. Las medias de nylon, que habían sido introducidas en 1940, desaparecieron del mercado para utilizar ese material en herramientas para el ejército. Las mujeres vestían polleras hasta la rodilla, por lo general en forma tubular con la menor cantidad de tela posible, y todas las prendas eran de cortes sencillos. La acentuación de las mangas y los hombros se redujo ya que requería mucho uso de tela. El diseño de las prendas se veían muy influenciados por el estilo de la ropa militar. En esta época también Norteamérica dejó de recibir diseños traídos de Europa, y la industria de la indumentaria en los Estados Unidos vio una gran mejora desde entonces.
Pero estos cambios en la historia de la indumentaria no afectaron sólo a las mujeres. Los hombres también se vieron muy afectados con la guerra. Se determinó en Estados Unidos y Gran Bretaña que los hombres debían usar trajes específicos que requerían poca tela para su confección, ya que los pantalones eran más angostos, las chaquetas más cortas y no contaban con chalecos. Tampoco tenían botones en las mangas ni bolsillos.










Keine Kommentare:

Kommentar veröffentlichen

Kommentar veröffentlichen